Living

DIEZ COSAS DE LOS HOMBRES (QUE NUNCA CREERÍAS) QUE LES GUSTA A LAS MUJERES

By Michelle Matthews

Alguna vez habrás oído: "Hombres: ni con ellos ni sin ellos". Las mujeres dicen que los hombres las hacen volverse locas, con sus bromas sobre sexo, sus partidas de golf, y siempre mirando los deportes en la tele. Pero te diré un secreto, nos gustáis por muchas de las mismas razones por las que nos enfurecéis. Ya sabes, las mujeres nunca decimos lo que realmente pensamos."

01

¡NO NECESITAN INSTRUCCIONES DE NINGÚN TIPO!

Esa maldita cabezonería, esa obstinada independencia ¡es realmente sexy!. Admiramos esa forma tan propia de encontrar el camino a vuestra manera. ¡Ningún mapa os va a decir cómo llegar al centro comercial!. Nos gusta vuestra determinación tan masculina. Nos gusta el hecho que un hombre no necesite probarse seis camisas y enseñárnoslas una a una para decidir cuál de ellas quiere. (Sí, en el caso contrario, nos volverían locas también).

02

¡SÓLO QUIERO QUE ÉL ME ESCUCHE!

A nosotras nos gusta hablar de nuestros problemas, y tú te empeñas en solucionarlos. Apreciamos vuestra amabilidad, pero las mujeres en realidad podemos darle vueltas y más vueltas hasta eventualmente encontrar una forma de resolver el problema con la cabeza bien alta. Tus prisas por arreglarlo todo pueden ser una tormenta de ideas bastante útil. Eso sí, se cariñoso y considerado con una chica antes de soltarle tu plan de acción en cinco fases.

03

¡ÉL NO HABLA SUFICIENTE!

Cuando las mujeres estamos enfadadas por algo, nos molesta mucho ver que no os afectan nuestros sentimientos. Creemos que queremos una reacción con la misma intensidad, pero en realidad a ninguna mujer le gusta ver a un hombre preocupado. El hombre que nos escucha, con una calma radiante, es mucho más atractivo. Pero debes decirnos algunas palabras, o vamos a pensar que estás poseído por el Dalai Lama.

04

HA SALIDO CON SUS AMIGOS, ¡OTRA VEZ!

Es la razón por la que la idea de "bromance" (amistad entre dos hombres en inglés) se ha comentado tanto últimamente – hombres y mujeres reconocen el valor de la estrecha amistad entre hombres. Un hombre debe tener al menos un amigo íntimo. Si tenéis apodos entre vosotros, mejor. Pero si tienes una foto de los dos saltando desnudos en la nieve desde un trampolín, tú ganas. En serio.

05

¡SIEMPRE ESTÁ MIRANDO DEPORTES!

Está bien ver a un hombre apasionarse. Tus rugidos de excitación, tus aullidos de desesperación, la manera en que te concentras en esos hombres físicamente perfectos como si significaran todo para ti, resulta muy excitante. A las mujeres les gusta ver hombres comprometidos con la vida, nos gusta ver como os brillan los ojos. Y aún es más sexy si os brillan cuando habláis de vuestro trabajo. Piensa que odiar tu trabajo no es sólo malo para tu salud, si no que daña tus oportunidades con las chicas. Un pequeño refrán: "El hombre que se lamenta dormirá solo".

06

¡LA BARBACOA ES FÁCIL. ¡PRUEBA A PREPARAR LA ENSALADA!

El hombre y la carne van unidos como el palo puntiagudo de un hombre de Neanderthal con un conejo prehistórico clavado en la punta. Aunque la mayoría de mujeres tiene experiencia en la cocina, muchas de nosotras nos bloqueamos mentalmente cuando se trata de trinchar, y no hablemos ya de hacer una barbacoa. Cocinar carne entre llamas es un trabajo peligroso, y a las mujeres les gusta tener todo bajo control, y es entonces cuando la autoconfianza masculina ayuda (¡dichosa ignorancia, y al cuerno con las consecuencias!). ¿Hombre vegetariano? Raro. Pero huelen bien.

07

¡PUEDO ABRIRME LA PUERTA YO SOLA!

La caballerosidad ha sido objeto de críticas recientemente. Es cierto que abrirnos cada puerta, retirarnos cada silla puede convertirse en algo claustrofóbico para la mayoría de mujeres. Por otro lado, cuando un chico te adelanta para cruzar la puerta antes que tu, eso es una grosería. Sé libre entonces de mostrar tus galanterías. Una mujer puede retirarse la silla, pero incluso a la más independiente le gusta que alguien la defienda, que un hombre diga, "Deberías haber conseguido ese puesto, el entrevistador debe ser idiota" y "El departamento de urbanismo está enfermo por poner ese poste donde no puedes verlo por el espejo retrovisor!".

08

ÉL NO MUESTRA SUS SENTIMIENTOS

No, no siempre es saludable guardarte las emociones - pero sabemos que cuando un hombre se conmueve hasta llorar sus sentimientos son realmente profundos. Observar a un hombre que se emociona al ver a su nieto cantando su primer solo en la obra de la escuela, o cómo se le hace un nudo en la garganta ante el reencuentro de un padre y un hijo en una película, nos rompe el corazón, en el buen sentido. Experimentamos una gran ternura hacia vosotros (la ternura, en términos de mujer, se traduce en el deseo de un dulce abrazo, no en tener sexo ardiente contigo).

09

ÉL NO ME DEJA EN PAZ

Ahí estáis otra vez, intentando tener sexo con nosotras cuando apenas nos acabamos de despertar. Lo cierto es que aunque no nos apetezca, es agradable saber que a ti sí. ¿A qué mujer no le gusta que la halaguen? Este es el mágico pensamiento que ocurre en la mente de una mujer cuando su hombre le pide guerra: “ Piensa que soy sexy, me siento sexy, lo que me recuerda – que él también es sexy! Aclaración: los chicos calientes son extraordinarios. Además, a la mayoría de los chicos son les gusta el porno. Y a muchas mujeres también, pero nos sentimos un poco incómodas al reconocerlo. Pero, mmm vaya, gracias por hacernos conocer Sillas de Montar Calientes...

10

¡MALDITA SEA, AUN SE CONSERVA ESTUPENDO!

De acuerdo, estamos un poco celosas, pero nos gusta el hecho de que las canas hagan que un hombre parezca distinguido. Especialmente si ese hombre maduro es nuestra pareja y lo suficientemente dulce como para llamar “líneas de expresión” a nuestras arrugas. Un hombre mayor con una chica joven nos hace pensar que quiere recuperar el tiempo perdido, pero mientras lo pase bien ¿Qué más da? Esa es otra cosa que nos gusta de los hombres- vuestra autoconfianza me recuerda- él es sexy también! Aclaración: estar cachondo: eso no es un problema. Puedes perder el pelo, pero nunca pierdas eso.